Corrientes

Patada fatal: Hallaron al caballo que habría matado a la nena pero sigue la búsqueda del dueño

13/09/2017 | Policiales |

La víctima se llamaba Valentina y tenía cuatro años. Falleció tras el episodio que aconteció cerca de su vivienda en el barrio La Olla.
 
Lue­go de que el lu­nes una ne­na de cua­tro años mu­rie­ra a ra­íz del ata­que de un ca­ba­llo -­animal que se en­con­tra­ba suel­to en la vía pública-­, des­de la Po­li­cía se in­for­mó que se bus­ca al pro­pie­ta­rio del ani­mal. Es así que fue se­cues­tra­do un equi­no que, apa­ren­te­men­te, se­ría el que ma­tó a la in­fan­te. El si­nies­tro acon­te­ció el lu­nes a la ma­ña­na en el ca­pi­ta­li­no ba­rrio La Olla.
 
A to­do es­to tras­cen­dió el tes­ti­mo­nio de una ve­ci­na que re­la­tó que dos equi­nos ha­brí­an es­ta­do ga­lo­pan­do y, de esa ma­ne­ra, uno de ellos atro­pe­lló a la ino­cen­te cria­tu­ra quien per­dió la vi­da des­pués del epi­so­dio. No fue la úni­ca ver­sión en tor­no al he­cho, va­le des­ta­car, ya que en Ra­dio Su­da­me­ri­ca­na ha­bló una mu­jer quien se pre­sen­tó co­mo la abue­la pa­ter­na de la pe­que­ña, que vi­ve a po­ca dis­tan­cia de la ca­sa que era ha­bi­ta­da por la víc­ti­ma.
 
La per­so­na co­men­tó que en un mo­men­to da­do, ve­ci­nos le avi­sa­ron del si­nies­tro y que al sa­lir de su ca­sa vió a su fa­mi­liar mal­he­ri­da, ti­ra­da en la ca­lle. Es así que la to­mó en bra­zos y, sin pen­sar­lo, se pa­ró fren­te a un ve­hí­cu­lo que cir­cu­la­ba por la zo­na, con la in­ten­ción de que el ro­da­do fre­na­ra, al­go que el con­duc­tor hi­zo au­to­má­ti­ca­men­te.
 
Con la de­ses­pe­ra­ción del mo­men­to, in­ten­tó ex­pli­car­le al au­to­mo­vi­lis­ta lo que ha­bía pa­sa­do, a pe­sar de que no te­nía ma­yo­res cer­te­zas. “Le di­je que por fa­vor me ayu­da­ra por­que no sa­bía qué le ha­bía pa­sa­do a mi nie­ta, que apa­ren­te­men­te le pa­teó un ca­ba­llo”, co­men­tó la per­so­na an­te la men­cio­na­da emi­so­ra.
 
Es así que el con­duc­tor ac­ce­dió a lle­var a la ni­ña ha­cia el Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co “Juan Pa­blo II”. En el ca­mi­no, a tra­vés de un te­lé­fo­no ce­lu­lar se aler­tó a la guar­dia hos­pi­ta­la­ria que el ro­da­do lle­ga­ría con la pe­que­ña dam­ni­fi­ca­da.
 
De es­ta ma­ne­ra, Va­len­ti­na lle­gó a la sa­la de ur­gen­cias, tras lo cual se re­a­li­za­ron los pri­me­ros es­tu­dios con el fin de que los mé­di­cos pu­die­ran co­no­cer el es­ta­do de sa­lud de la ino­cen­te. “Se le hi­zo una ra­dio­gra­fí­a, me in­di­ca­ron que se le re­ven­tó un va­so san­guí­neo y que de­bía ser lle­va­da a ci­ru­gí­a. Pa­sa­ron unos 20 mi­nu­tos y los doc­to­res me di­je­ron que na­da pu­die­ron ha­cer y que mu­rió”, co­men­tó la ciu­da­da­na que se iden­ti­fi­có co­mo fa­mi­liar.
 
An­te ello va­le acla­rar que, du­ran­te la en­tre­vis­ta hi­zo un lla­ma­do ge­ne­ral pa­ra que las per­so­nas “ten­gan más cui­da­do con las cria­tu­ras” y uti­li­zó es­te ca­so co­mo ejem­plo “la ne­na an­da­ba so­la con sus her­ma­ni­tos a al­tas ho­ras de la no­che”.
 
Lue­go de es­tos di­chos, tras­cen­die­ron ver­sio­nes las cua­les se­ña­la­ban que los re­sul­ta­dos de la au­top­sia al cuer­po de la ni­ña re­ve­la­ron “le­sio­nes de vie­ja da­ta” con lo cual se ge­ne­ra­ba la sos­pe­cha de que pu­do ha­ber si­do mal­tra­ta­da. Sin em­bar­go, épo­ca con­sul­tó por es­te te­ma a las au­to­ri­da­des que se en­car­gan del ca­so, an­te lo cual se in­di­có que el es­tu­dio fo­ren­se no arri­bó a di­chos re­sul­ta­dos. “El in­for­me de­be ser en­via­do a la co­mi­sa­ría ju­ris­dic­cio­nal (la Vi­gé­si­ma Pri­me­ra) y a di­cha de­pen­den­cia, los re­sul­ta­dos que arri­ba­ron no de­ta­lla­ron al­go en ese sen­ti­do”, re­mar­có una voz ofi­cial. Por otro la­do se in­di­có que un ca­ba­llo fue se­cues­tra­do en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción y que apa­ren­te­men­te se­ría el que ma­tó a Va­len­ti­na. Los in­ves­ti­ga­do­res se ba­san en cier­tas mar­cas ha­lla­das en el ani­mal. Sin em­bar­go, aún bus­can al due­ño y al se­gun­do equi­no.
 
Se­gún se co­men­tó, la ne­na es­ta­ba a unos me­tros de la en­tra­da de su ca­sa (u­bi­ca­da en una zo­na de pa­si­llos) y en un mo­men­to da­do, dos ca­ba­llos co­men­za­ron a ga­lo­par tras lo cual uno, li­te­ral­men­te, pa­só por en­ci­ma a la in­fan­te que, por el po­co es­pa­cio, no pu­do es­qui­var al equi­no des­bo­ca­do. Es­to es lo que una ve­ci­na de La Olla di­jo ha­ber vis­to en ese mo­men­to. Di­cho re­la­to cam­bia en al­gu­nos as­pec­tos la ver­sión que se co­no­ció pri­me­ra­men­te y que apun­ta­ba a que la me­nor se acer­có a un ca­ba­llo que pas­ta­ba y que por tal mo­ti­vo re­ac­cio­nó y le dio una bru­tal pa­ta­da.
 

Calificá esta nota


¿Está de acuerdo en ceder fondos de la provincia del Chaco al Conurbano bonaerense?