El excesivo consumo de ibuprofeno y paracetamol trae consecuencias

12/01/2018 | Info General |

Qué suelen hacer las personas cuando sienten alguna molestia, les duele la cabeza o tienen algunas líneas de fiebre? En general, toman un ibuprofeno para que se les pase y poder continuar con sus actividades cotidianas. Es uno de los remedios infaltables en los botiquines de muchas casas y la “ayuda” más rápida a dolores musculares, golpes por caídas o moretones de fútbol.

Se trata de uno de los fármacos de uso más frecuente debido a que se puede conseguir sin receta médica, tanto en Argentina como en otros países del mundo. Sin embargo, muchos desconocen los efectos secundarios que puede tener el consumo en exceso de esta droga.

El ibuprofeno pertenece a un grupo de analgésicos conocidos como AINES (Antiinflamatorios No Esteroides), al igual que el paracetamol, la aspirina y el diclofenac, entre otros.

¿Qué suelen hacer las personas cuando sienten alguna molestia, les duele la cabeza o tienen algunas líneas de fiebre? En general, toman un ibuprofeno para que se les pase y poder continuar con sus actividades cotidianas. Es uno de los remedios infaltables en los botiquines de muchas casas y la “ayuda” más rápida a dolores musculares, golpes por caídas o moretones de fútbol.

Se trata de uno de los fármacos de uso más frecuente debido a que se puede conseguir sin receta médica, tanto en Argentina como en otros países del mundo. Sin embargo, muchos desconocen los efectos secundarios que puede tener el consumo en exceso de esta droga.

El ibuprofeno pertenece a un grupo de analgésicos conocidos como AINES (Antiinflamatorios No Esteroides), al igual que el paracetamol, la aspirina y el diclofenac, entre otros.

El paracetamol, por su parte, es un fármaco que escapa a algunas de las características principales de los AINES. A diferencia del resto de las drogas que integran ese grupo, tiene poca acción antiinflamatoria. Es precisamente esa característica la que lo hace ineficaz para el tratamiento del dolor de origen inflamatorio, como la artritis, por ejemplo. Por eso, es muy importante saber cuál es el origen del dolor para que la medicación sea la correcta y evitar cualquier tipo de efecto adverso que pueda tener.

El abuso de ibuprofeno, por su parte, puede tener otro tipo de consecuencias. Los especialistas alertan acerca de que puede favorecer la aparición a corto plazo de problemas gástricos, renales y de hemorragias, es decir, derrames de sangre. El alerta, sin embargo, no aplica solo para el ibuprofeno.

Los daños en el organismo generados por la toma excesiva de ibuprofeno se producen de manera paulatina. El primer órgano que sufre las consecuencias es el estómago. En poco tiempo pueden aparecer problemas como la gastritis -que más adelante puede convertirse en una úlcera-. A mediano plazo, el daño se puede extender a los riñones. Al principio pueden mostrar alguna falla en su funcionamiento, pero en los casos más graves pueden terminar en una insuficiencia renal.

En cambio, el efecto adverso más conocido del paracetamol es la toxicidad hepática (lesión aguda del hígado). Esta consecuencia puede ocurrir cuando el consumo diario frecuente de esta droga supera los 4000 mg, es decir, 4 gramos, en adultos. diarias superiores a 4000 mg (4 gramos) en adultos o mayores que 75 mg/kg en niños.

El consumo agudo de dosis excesivas de paracetamol también puede causar insuficiencia renal aguda.

El paracetamol, cuando se toma en dosis recomendadas, no causa problemas en el estómago y tampoco en los riñones. En general, es una excelente alternativa para controlar el dolor o la fiebre en pacientes que no pueden tomar drogas antiinflamatorias.

 

Calificá esta nota


¿Cómo cree que será el año 2018?