POR DANIEL CARAM

Más papistas que el Papa

CorrientesHoy - 01/06/2014

Desde los recursos caprichosamente descontados, pasando por las cuentas de DPEC e IPS, hasta la pelea por la construcción de viviendas… todo se mezcla en un explosivo cóctel de peligrosas consecuencias. Y ya conocemos cómo terminan las cosas. Postergación, olvido, miseria. Pero dentro de esas situaciones a veces admisibles en la pelea política, hay algunas ridículas en absoluto, que conllevan un odio visceral o al menos una insensatez incomprensible. Y ahí entra a tallar nuevamente eso de ‘los más papistas que el Papa’. Porque, ¿sabrá o propondrá Colombi que no se deje jugar a un equipo juvenil de fútbol en el torneo de la Liga porque tiene la camiseta con el logo de la Municipalidad?. Creemos que no. No pensamos en un Gobernador pensando en cuestiones tan míseras, aún cuando no desconocemos su perfil confrontativo y directo. Pero lo sucedido este fin de semana ya supera lo normalmente admisible: los chicos del Sub 15 del club Dr Montaña, del barrio del mismo nombre, no pudieron utilizar su indumentaria que tenía la leyenda “Gobierno del Pueblo” por decisión de la terna arbitral encabezada por un tal Gerardo Alarcón. Eso pasó en un partido del torneo Sub 15 de la Liga Correntina de Fútbol, cuando estaba por empezar el cotejo entre el mencionado club y Defensores de Torino, en cancha de Sportivo. Los árbitros comunicaron a los responsables técnicos de la institución del barrio Dr. Montaña que no podían ocupar su habitual camiseta por tener una publicidad de la Municipalidad capitalina. ¿Se puede explicar tamaño despropósito?. ¿Vale la pena instalar el tema dentro de una pelea política que está llevando a la sociedad a una crisis de finales insospechables?. La verdad –y con todas las letras- esto no se puede creer. Más aún si, como se sospecha, la decisión (que no tiene argumento válido reglamentariamente) se explica en que el principal ‘sponsor’ de la Liga Correntina es el Gobierno Provincial. No está demás decir que los chicos (los del Dr Montaña y de cualquier club o barrio) no tienen porqué inmiscuirse en una ridícula pelea que ni siquiera tendría ‘el aval de arriba’. Y más aún cuando hablamos de un club humilde, que busca de cualquier forma dotarse de una camiseta para vestirse adecuadamente, más allá que ésta venga de la Municipalidad o de una multinacional. Es duro y ridículo avanzar con esto. Duele e indigna.

Calificá esta nota