Por Daniel Caram

La Organización vence al tiempo

Opinión del Director - 25/11/2018

Muchos compañeros se comunicaron en este tiempo diciendo que me ven obsesionado con las internas del 31 de marzo y tienen razón. Todos los días explicamos nuestras ideas pensando que debe ser un quiebre definitivo para la historia del Justicialismo porque el esquema actual ya no sirve a nadie.

 

Creo sinceramente que el partido tiene que organizarse de otra manera y funcionar mejor. No sólo debe servir para armar listas de candidatos, y no todo pasa por repartir bolsas de mercadería, rasguñar un conchabo, o conseguir alguna relación comercial. Pasa el tiempo y se desperdician ideas, recursos humanos, conocimientos, además de materiales, a consecuencia de la improvisación en los armados de última hora.

 

Nos estamos mintiendo si creemos que se necesita tanto dinero para construir una alternativa o si tememos confrontar propuestas porque “fulano o mengano maneja tal espacio de poder”.

 

Desde Volver a Creer demostramos lo contrario en 2017 a fuerza de organización y coherencia, respetando la militancia por sobre todo. Por eso seguimos sin miedos en ese mismo camino, en los mismos objetivos, sin limitarnos en el tiempo. El acompañamiento de casi 30.000 voluntades dan constancia.

 

Seguimos propagando nuestras razones de manera ininterrumpida a pesar del blindaje mediático. Diariamente comunicamos ideas en las redes sociales, dialogando con miles de compañeros. Un ida y vuelta para recibir consejos y propuestas de acción en forma fluida. Esa idea la queremos concretar institucionalmente, para saber qué pasa y qué piensa cada uno de los afiliados, en la construcción de un proyecto moderno y participativo.

 

Siguiendo al Papa Francisco considero que los políticos, si son honestos, deben estar atentos a las estructuras que actúan en dirección opuesta a la realización del bien común y del respeto por la dignidad de la persona. No ceder a tentaciones que buscan exclusivamente el beneficio personal o de un grupo en lugar del interés de todos, mientras el clientelismo prevalece sobre la justicia. O cuando el apego al poder impide el recambio generacional y el acceso a los jóvenes.

 

Trabajamos por la paz, por la justicia, la solidaridad y la caridad en el ámbito de la cultura y de la política para renovar el entusiasmo de los demás, dándoles alegría y esperanza.

 

Queremos dar el ejemplo a los jóvenes en las palabras y las acciones. Sumar voluntades para ayudar y acompañarlos en su formación brindándoles herramientas que sirvan para una buena educación.

 

Para eso pretendo volver a las fuentes revalorizando el aspecto doctrinario del peronismo profundamente creyente y solidario.

 

Estoy convencido que restableciendo vínculos, dialogando, sanaremos al Justicialismo. Así lo aprendí hace muchos años en todos los aspectos de la vida, con la convicción que la organización vence al tiempo.


Calificá esta nota