Continúa la búsqueda del arma con la que fue asesinado Elías Vallejos

Policiales - 17/02/2019

n la lo­ca­li­dad de Caá Ca­tí con­ti­núa la pes­qui­sa en tor­no al cri­men de Elí­as Va­lle­jos, de 19 años, un co­no­ci­do y que­ri­do re­si­den­te quien fue en­con­tra­do ba­jo tie­rra lue­go de es­tar va­rios dí­as de­sa­pa­re­ci­do. La au­top­sia re­ve­ló que lo hi­rie­ron dos ve­ces con un ar­ma blan­ca, aun­que has­ta el mo­men­to res­ta su­mar di­cho ele­men­to al cuer­po pro­ba­to­rio, y en la ciu­dad co­rren­ti­na los agen­tes lo­ca­les re­do­bla­ron es­fuer­zos pa­ra po­der ha­llar el ar­ma ho­mi­ci­da.


De­be re­cor­dar­se que, a pe­sar de que fal­ta in­cor­po­rar es­te ele­men­to, la pes­qui­sa es­ta­ría su­ma­men­te avan­za­da con un sos­pe­cho­so de­te­ni­do, un mu­cha­cho de la mis­ma edad de ape­lli­do Vi­lla­san­ti. No obs­tan­te, no se des­car­tan más de­ten­cio­nes ya que se­gún se cre­e, el jo­ven no ha­bría po­di­do ac­tuar so­lo, so­bre to­do en lo que ha­ce al tras­la­do y en­tie­rro del cuer­po.


Du­ran­te el vier­nes tras­cen­die­ron imá­ge­nes de los agen­tes po­li­cia­les ras­tri­llan­do la zo­na cer­ca­na al do­mi­ci­lio de Vi­lla­san­ti (fo­to Caá Ca­tí No­ti­cias), con la in­ten­ción de en­con­trar el ar­ma y al­gún otro ele­men­to pro­ba­to­rio que sir­va de in­te­rés pa­ra la cau­sa.


Va­lle­jos ha­bía sa­li­do de su ca­sa el 31 de ene­ro y fue la úl­ti­ma vez que se lo vio con vi­da. El 12 de fe­bre­ro una pis­ta ayu­dó a los in­ves­ti­ga­do­res a lle­gar a un mon­te es­pe­so, dis­tan­te a unos 30 me­tros de la ori­lla de la la­gu­na Gal­ván, ubi­ca­da en el Pa­ra­je Vi­lla San Ra­món, si­tua­do a unos ocho ki­ló­me­tros apro­xi­ma­da­men­te del cas­co ur­ba­no de la lo­ca­li­dad de Caá Ca­tí. Allí en­con­tra­ron en­te­rra­do a Elí­as.


Ya con la au­top­sia re­a­li­za­da y tras con­fir­mar las he­ri­das de ar­ma blan­ca, una en zo­na del ab­do­men y otra cer­ca del hí­ga­do, se es­ti­ma que pri­me­ra­men­te Va­lle­jos fue he­ri­do de di­chos pun­ta­zos. Tras per­der la vi­da el cuer­po ha­bría si­do arro­ja­do a la la­gu­na Gal­ván pe­ro al ver, el o los ase­si­nos, que el ca­dá­ver sa­lió a flo­te fue en­te­rra­do cer­ca de la la­gu­na.


El ho­mi­ci­dio ha­bría pa­sa­do de­sa­per­ci­bi­do de no ser por una per­so­na, quien fue has­ta la co­mi­sa­ría lo­cal pa­ra de­nun­ciar que le in­ten­ta­ron ven­der el ce­lu­lar del mu­cha­cho, por en­ton­ces de­sa­pa­re­ci­do.
Es­to ha­bría lle­va­do a los agen­tes ha­cia el men­cio­na­do sos­pe­cho­so. “Fue un hom­bre quien lle­gó a la co­mi­sa­ría pa­ra de­cir que le ofre­cie­ron un te­lé­fo­no ce­lu­lar y que por las ca­rac­te­rís­ti­cas per­te­ne­cía al chi­co bus­ca­do. En­ton­ces se con­cre­ta­ron las di­li­gen­cias del ca­so y se lle­gó a quien ofre­ció di­cho apa­ra­to”, ex­pli­ca­ron las fuen­tes in­ves­ti­ga­ti­vas.


Es­te pre­sun­to ven­de­dor se­ría Vi­lla­san­ti, quien ade­más, se­gún se di­jo ex­tra­o­fi­cial­men­te, ha­bría se­ña­la­do el si­tio don­de el cuer­po es­ta­ba en­te­rra­do.


Lue­go del ha­llaz­go del ca­dá­ver se re­a­li­za­ron dis­tin­tos alla­na­mien­tos, prin­ci­pal­men­te en la ca­sa del sos­pe­cho­so. Los pro­ce­di­mien­tos, ade­más de los agen­tes de De­li­tos Com­ple­jos y lo­ca­les, con­ta­ron con la asis­ten­cia de la Di­vi­sión de In­fan­te­rí­a, que pro­te­gió el pe­rí­me­tro pa­ra que los in­ves­ti­ga­do­res pue­dan tra­ba­jar.


De es­ta ma­ne­ra se ha­bría lo­gra­do de­ter­mi­nar el lu­gar en el que fue ase­si­na­da la víc­ti­ma y ade­más se en­con­tró el te­lé­fo­no ce­lu­lar que lo­gró guiar la pes­qui­sa a un buen puer­to pa­ra que el po­bre mu­cha­cho pue­da te­ner jus­ti­cia por su muer­te.


Al res­pec­to, el des­cu­bri­mien­to de que el jo­ven fue ase­si­na­do lle­vó gran do­lor a la co­mu­ni­dad lo­cal y una mul­ti­tud se mo­vi­li­zó ha­cia el ce­men­te­rio lo­cal pa­ra po­der des­pe­dir a Elí­as. Época