Senasa

Recomendaciones tras el hallazgo de más de 2000 caracoles gigantes africanos en Corrientes

Locales - 15/03/2019

La población debe evitar el contacto directo con las manos porque pueden ser potenciales vectores de parásitos y avisar inmediatamente al Senasa o a la Municipalidad.

 

Tras la recolección de 2.209 caracoles gigantes africanos (Lissachatina fulica) y huevos de 15 nidos en una manzana del barrio Yapeyú en Corrientes Capital, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) brinda una serie de recomendaciones para preservar la salud de la población.



Los ejemplares fueron hallados en el marco de actividades interinstitucionales de monitoreo y control realizadas los días 6, 7, 11 y 12 de marzo pasados, por personal del Senasa, de la Dirección de Zoonosis Municipal, del Ministerio de Producción  e integrantes de la Comisión Vecinal del barrio Yapeyú.

 

A fin de disminuir los niveles poblacionales del Caracol Gigante Africano, salvaguardar la sanidad vegetal y resguardar la salud pública, estos caracoles exóticos fueron eliminados.

 

Debido a que este caracol puede afectar la salud de las personas al transmitir parásitos, y también convertirse en importantes plagas agrícolas y afectar el medio ambiente, el Senasa recomienda:

 

- No tocarlos directamente con las manos, ni comerlos.

- Si se los toca accidentalmente, lavarse inmediatamente las manos; al igual que si se tocan superficies que pueden haber estado expuestas a su baba.

- En personas, evitar el contacto con la baba del caracol, especialmente en ojos, nariz y boca.

- Lavar con agua potable las verduras, porque pueden haber estado expuestas a su baba.

- No utilizar los caracoles como carnada, mascotas o adorno.

- En zonas urbanas, no utilizar venenos químicos contra el caracol, ya que los molusquicidas son extremadamente tóxicos para niños, mascotas y la fauna nativa.

- En su propiedad, eliminar del jardín restos de madera, materiales de construcción o cualquier otro elemento que pueda servirle de refugio.
- Si detecta la presencia de caracoles gigantes africanos, puede tomarlos con guantes impermeables (látex), colocarlos en una bolsa, aplastarlos y enterrarlos, o introducirlos en un recipiente herméticamente cerrado con dos partes de agua y una de cloro, durante 48 hs. Luego estos animales ser descartados de manera segura (enterrados).

- No permitir que los niños participen en la captura o jueguen con estos caracoles.

- No trasladar los caracoles a otras zonas. Tampoco plantas u otros elementos del hogar donde los caracoles o sus huevos podrían alojarse.

 

En caso de detectar la presencia de esta plaga, se solicita comunicarse telefónicamente con el Senasa, a la oficina en Corrientes Capital (0379) 430028/ 421197 o a la Dirección de Zoonosis de la Municipalidad (0379) 44-74756; o a través de la aplicación para dispositivos móviles “Notificaciones Senasa” que puede descargarse de forma gratuita en Play Store.

 

El caracol gigante africano es considerado como uno de los caracoles terrestres más perjudiciales en el mundo porque presenta un gran potencial de dispersión debido a su alta plasticidad ante variables ambientales, una dieta polífaga, elevada tasa reproductiva y ausencia de enemigos naturales que lo controle.

 

Es importante conocer que también existen caracoles terrestres nativos que no deben ser eliminados porque no representan un problema a la salud, a la agricultura y al medio ambiente. Por este motivo, durante la recolección se debe tener la precaución de no eliminar caracoles nativos.