Peronismo santotomeño: las diferencias siempre salen a flote

Política - 12/06/2019

En este justicialismo fronterizo están juntos “pero no tanto”. Se viven situaciones muy delicadas en Santo Tomé desde el domingo 2/J después de las elecciones donde la alianza ECO vapuleó a las dos listas peronistas lideradas por Mariano Garay y Víctor Giraud. Quemaron la camioneta del secretario de Gobierno y mano derecha del intendente. Dos días después un grupo de empleados municipales tomó el galpón municipal, según aseguran, arengados por la viceintendente Viviana Storti, agazapada hasta ese momento, defendiendo por primera vez con tanta pasión a casi medio centenar de municipales, enturbiando un reclamo justo por el magro salario que perciben muchos de ellos.


Ante tanta presión, el intendente solo sostuvo una parte de lo que sabe, entre otras cosas, que "los expedientes referidos a la obra de ingreso a Santo Tomé han desaparecido, han sido hurtados de las oficinas que antiguamente funcionaban en esta municipalidad”. Cuestión gravísima que según dijo Garay, “el senador Giraud tiene que aclarar”. Eso está en la justicia y “tiene que dedicarse a eso que tiene que ver con el acceso, cuestiones gravísimas que han pasado en Santo Tomé y están tratando de ensuciarnos a nosotros para tapar las cuestiones que se vienen", insistió Garay desde Santotome-online.
Recordó en conferencia de prensa que recibió “una municipalidad en quiebra y que es Giraud el responsable del caos de nuestra comuna, lo ha hecho él como intendente”, expuso.


Mariano Garay declaró al asumir en la Intendencia de Santo Tomé, que "el compañero Giraud", le había dejado la vara muy alta, por la manera que recibía el municipio. Ahora que parecieran haberse quebrado todos los acuerdos entre estos dos ex amigos que recorrieron "mucho camino juntos, codo a codo". Parece que ahora la única senda que le queda por recorrer al intendente, para frenar la embestida del senador Víctor Giraud, es contar todo lo que sabe. ¿Se animará?