Se bajó Peppo

PANORAMA SEMANAL: La unidad bajo la conducción de Capitanich

Política - 25/08/2019

Domingo Peppo prepara las valijas para el exilio al que fue condenado por el malhumor social que provocó su gobierno no sólo en la población en general dentro de la provincia del Chaco sino especialmente por las bases peronistas contra las que actuó con todo rigor cuando vio cómo el poder se iba escurriendo entre los dedos.

 

Jorge Capitanich aceptó acordar con el gobernador saliente y el presidente del Concejo, Gustavo Martínez, que quedó atrapado sin salida. El poder del otrora poderoso dirigente capitalino es todavía una incógnita. Su espacio territorial en la provincia quedó reducido a la mínima expresión.

 

Después de haber coqueteado con el ex vicegobernador, Juan Carlos Bacileff Ivanoff que siempre tuvo palabras de destrato para Gustavito, decidió claudicar y aceptar lo que pudieran darle.

 

En primer lugar está en duda su pretensión de ser el candidato a intendente de la capital.  Ya no tendrá el control de la Cámara de Diputados, una importante fuente de financiamiento, su esposa Elida Cuesta, apenas pudo subir al noveno lugar en una lista no tenía presente la cuestión familiar del dirigente de Resistencia.

 

Ricardo Sánchez, el incondicional que se encargó de comunicar las tratativas con Bacileff Ivanoff, termina un largo período como diputado provincial que incluyó varias reelecciones. No integrará la nómina de candidatos a diputados nacionales titulares.

 

María Luisa Chomiak, intendente de Charata, fue una de las primeras comunas grandes en abandonar el barco de Domingo Peppo que viajaba a la deriva. De paso, se salió de la estrategia de Gustavo (¿o no?). Ya lo había hecho Aldo Leiva, que fue candidato a diputado nacional y prepara las valijas para ir a Buenos Aires, dejando a su hijo en la intendencia.

 

Quizás el más fuerte anuncio, que no tuvo espacio en los medios. Oscar Nievas no irá por la reelección. Haber retomado la intendencia de Castelli le trajo serios inconvenientes judiciales que podrían volver a llevarlo a la cárcel.

 

En la causa Lavado III recuperó la libertad porque justamente había sido suspendido como intendente. ¿Esperará que los fiscales hagan lecturas políticas y levanten su pedido de ponerlo tras las rejas porque solamente gobernará hasta el 10 de diciembre?

 

Si todo esto ocurrió en la vereda de Gustavo Martínez más fácil es resumir la situación en la que Domingo Peppo. Lo primero es que su rendición terminó dejando en posición fuera de juego al grupo que intendentes y dirigentes que lo acompañaba.

 

Gustavo Martínez lo intuyó cuando se ofreció a ser el candidato a vice de Peppo. Estaba sabiendo que el gobernador podía bajarse inesperadamente. Su rendición apenas tuvo alguna posibilidad de colocar un par de nombres de dos de sus incondicionales en las listas. Roberto Acosta y Jéssica Ayala.

 

El primer mandatario asumió haber negociado una embajada con Alberto Fernández. Peppo intentó adelantar que sería Chile. Clarín dijo Paraguay. Si la designación se completa, demostrará cuál es la importancia que el nuevo presidente le dé a las relaciones con el país donde lo designe. Sin dudas no será la mejor carta. El plácet en deuda.

 

El mandato de Peppo termina en los hechos, tal como le ocurre a Mauricio Macri después de las PASO en las que ampliamente se impuso Alberto Fernández. Los principales operadores de medios, con millonarias pautas todavía por cobrar, entienden la “unidad” como un acuerdo de dirigentes políticos.

 

La fórmula y la nómina de candidatos a diputados nacionales demuestran en cambio que dos de los tres vinieron al pie. Capitanich tuvo poder de veto, aunque no fue contundente. Se verá cuando arme el Gabinete. ¿Acaso los cargos que no pudieron lograr en las listas Peppo y Martínez aparecerán como colaboradores del futuro Gobierno de Capitanich? Los sectores más duros del kirchnerismo local lo ven como una posibilidad.

 

Lo que más claro quedó después del acuerdo dentro del peronismo es que el escenario se ha vuelto a complicar para Chaco Somos Todos. A los defectos propios de la candidatura de Carim Peche, la división que esperaban para abrir sus chances finalmente no se dará. No cuentan la candidatura de Bacileff Ivanoff o la del senador mandato prácticamente cumplido, Eduardo Aguilar.

 

Pueden entusiasmarse los radicales del Chaco con la multitudinaria movilización porteña a favor de Macri. A menos que defensores de la República que marcharon sean los que estaban esquiando o veraneando en Europa, no deberían esperarse cambios significativos en octubre respecto de las PASO.

 

El dato en la provincia es lo que terminó decidiendo el intendente de Sáenz Peña, que terminará siendo diputado nacional, salvo que la boleta de Mauricio Macri haga una elección muy mala en el Chaco en octubre, mucho peor que en las PASO del 11 de agosto.

 

Gerardo Cipolini convocó a elecciones para noviembre. ¿Lo habrá hecho en consulta con Peche? Algunos dicen que no. Daniel Capitanich será candidato. Si las PASO se repiten terminará destronando uno de los últimos bastiones radicales. Pase lo que pase, lo que se nota claramente es otro intendente que quiere heredar el municipio a un hijo está viendo que el efecto arrastre puede dejarlo sin el pan y sin las tortas. Alta política.