Una jovencita en terapia intensiva entre el calor familiar y la ausencia estatal

Info General - 18/09/2019

Se necesitan dadores voluntarios de sangre para la señorita Graciela Delfina Coronel, internada en el Centro Médico de Tres de Abril y Salta. La joven de 20 años es oriunda de Curuzú Cuatiá y requiere dadores de sangre del grupo “0” factor RH (+).


Está internada en terapia intensiva por una afección intestinal y solo recibe asistencia de su familia que es de origen muy humilde.


Sus padres la acompañan en todo momento y pasan sus horas fuera del centro asistencial, viviendo y pernoctando en un automóvil VW Gol color bordo con uno de los vidrios rotos, estacionado frente al centro médico. Ahí están viviendo el padre y la madre de Graciela Delfina.


El cuadro toma ribetes dramáticos, no solo por el delicado cuadro de salud de la jovencita y por el “aguante” que hacen los padres desde la calle, sino que se agrava porque los delincuentes aprovechan cualquier circunstancia, rompieron el vidrio del automóvil y les robaron todo, hasta la rueda de auxilio.
Los observadores de este triste cuadro social remarcan la ausencia estatal en la asistencia tanto de la muchacha que está internada en delicado estado, como de sus familiares que la acompañan desde la calle, sin ningún apoyo, especialmente, desde los organismos de Salud.


Se destaca la actitud del personal profesional del centro asistencial de avenida 3 de Abril, que efectuó una colecta espontánea para asistir a esta familia rural de Curuzú Cuatiá. Los demás organismos brillan por su ausencia.