Rosario

La mayor fiesta de disfraces de Latinoamérica colmará de turistas a cinco ciudades

Info General - 14/11/2019

El tradicional festejo en la ciudad de Paraná espera a más de 50 mil personas con la ocupación hotelera colmada además en Santa Fe, Crespo, Diamante y Villa Urquiza.

 


La XXI Fiesta de Disfraces (FDD) de Paraná, la más grande de América latina en su tipo, se realizará entre el 17 y 18 de noviembre, con una afluencia turística nacional y extranjera que se espera que colme la capacidad hotelera de al menos cinco ciudades y localidades de la región, anunciaron los organizadores.

 

Los visitantes, que ya hicieron reservas en Paraná, Santa Fe, Crespo, Diamante y Villa Urquiza, entre otros destinos, llegarán de comunas y provincias vecinas y de países como Colombia, Uruguay, Brasil y Estados Unidos, quienes cada año visitan a la zona sólo por la fiesta.

 

La FDD nació en 1999 como una celebración de cumpleaños de amigos y en los años siguientes sumó tantos participantes que desde 2009 se desarrolló en predios adecuados para reunir a más de 50.000 personas de distintos ambientes y edades.

 

Este encuentro, considerado la fiesta de disfraces más grande de América Latina por los organizadores y los gobiernos municipal y provincial, tiene por lema “Ser Lo Que Queremos Ser”.

 

Paraná “tiene completa su ocupación hotelera”dijo a Télam el secretario de Turismo local.

 

PROPUESTA PARA LOS PARANAENSES


En el marco del programa municipal “Paraná se disfraza”, comerciantes, taxistas, conserjes y otros trabajadores disfrazan sus locales para participar por estadías en diferentes complejos turísticos de la provincia”, agregó.

 

Este año se extendió la participación a “todos los ciudadanos, para que disfracen sus vehículos, casas, embellezcan el barrio, saquen fotos y participen”.

 

La fiesta del año pasado, generó un impacto económico de más de 79 millones de pesos, que se espera superar este año.

 

En el marco de la fiesta, la novedad pasa por las “FDD Cashless”, pulseras electrónicas que son entradas y billeteras virtuales a la vez, donde se debe cargar dinero previamente para gastar en los puntos gastronómicos y barras dentro, ya que no aceptarán efectivo.