Capital

Deterioro y abandono de un histórico monumento correntino

Info General - 22/11/2019

El grupo escultórico del General Mitre y las Cautivas, al igual que los sobre relieves de los costados, son permanentemente vandalizados.
En la Punta Mitre de esta ciudad se encuentra uno de los monumentos más em­blemáticos de Corrientes y que da justamente nombre al lugar (que hasta princi­pios de 1900 era llamado Arazá), como así también al tradicional paseo.

El grupo escultórico tie­ne 78 años en ese lugar y por estos días atraviesa una de sus etapas de mayor de­terioro, sobre todo por la falta de cuidado, mante­nimiento y el permanente vandalismo de quienes de­jan mensajes escritos sobre el bronce y la piedra.

El monumento fue res­taurado, en los últimos años en dos oportunida­des. En 2003 y en 2013. Han transcurrido seis años des­de la última intervención y sin embargo se encuentra en un estado lamentable.

Han sido muchos los pe­didos de restauración y que se coloquen rejas para evi­tar que las obras vuelvan a ser vandalizadas; también se cursaron solicitudes para la presencia de un pla­cero que cuide y mantenga el lugar, pero hasta el mo­mento nada se ha concreta­do en ese sentido.

El año próximo se con­memorarán 150 años de la finalización de la Guerra de la Triple Alianza y el Insti­tuto de Investigación His­tóricas y Culturales de Co­rrientes durante todo este año organizó toda una serie de actividades con el obje­tivo de conmemorar el ses­quicentenario del retorno de las Cautivas Correntinas (1869-2019) y el fin del a Guerra de la Triple Alianza (1870-2020).

 

Al mismo tiempo este grupo de historiadores avanza con los preparativos para el XII Congreso Inter­nacional de la Guerra de la Triple Alianza en el 2020 que tendrá a Corrientes como sede. Entre las gestio­nes que vienen realizando han solicitado la restaura­ción y protección integral del monumento.

 

COR221119-008F02.JPG

 

Según pudo saber este diario, el Municipio capi­talino estaría analizando un proyecto integral de restauración y puesta en valor del monumento para el próximo año, con aseso­ramiento inclusive de un especialista en las obras de Luis Perlotti, pero no pudo ser confirmado por ningún funcionario y dependerá de los fondos disponibles para su restauración. Mientras tanto, la obra se encuentra en muy malas condiciones y pareciera que ni los pro­pios correntinos que circu­lan por el lugar, sobre todo los jóvenes, parecen no va­lorarlo.

 

LA VISIÓN DEL ESCULTOR

 

El monumento al Gene­ral Bartolomé Mitre y a las Cautivas Correntinas es una obra del escultor por­teño Luis Perlotti, inaugu­rado en 1941.

 

Para la realización de esta obra el Gobierno provincial hizo un llamado a concurso. El artista estudió el terreno y proyectó su trabajo para emplazarlo en las barran­cas del parque, frente al río Paraná, y aprovechó el paisaje natural como mar­co irremplazable. Fue así que se le adjudicó el primer premio y el monumento se inauguró en el año 1941.

 

De acuerdo con los da­tos técnicos, fue realizado en bronce, con bloques de mármol y base de piedra y lajas. En su parte central, forma como una proa, en la que se levanta un monolito piramidal de 18 metros de altura; en la zona frontal hacia el río y a una altura de seis metros se ubica la figura del General Mitre de cuatro metros de altura, de pie de traje de campaña de la Guerra del Paraguay.

 

A los costados del mo­numento se hallan dos es­calinatas que conducen a una plataforma, la misma que en sus costados está bordeada por dos sobre re­lieves de 6 metros de largo y 2 metros y medio de alto que plasman dos batallas importantes de la Guerra.

 

Los relieves representan respectivamente a la caba­llería y a la infantería co­rrentinas conducidas por la Victoria, la misma que está simbolizada por dos figuras de mujer en marcha.

 

Mientras que en la par­te posterior de la obra, se encuentra el grupo de “Las Cautivas”, acompañado por dos niños. Sin duda una de las imágenes más emble­máticas sobre las mujeres que fueron llevadas de re­henes durante la Guerra y la más utilizada para ilus­trar esa historia.

 

Esos bronces, que hoy se encuentran muy vandaliza­dos con las pintadas, sim­bolizan para Luis Perlotti el homenaje a las cinco he­roicas esposas de los jefes militares que organizaron la defensa del territorio co­rrentino, y que injustamen­te fueran conducidas como rehenes, a la ciudad de Asunción, donde perma­necieron cuatro años para luego retornar a Corrientes después de firmarse la paz.

 

Este monumento plasma la historia de una de las etapas más difíciles para Corrientes, y sin embargo, pareciera que cada vez pier­de más significación.