Goya: El Obispo invita a Volver a Dios, a su voluntad y a su proyecto original

Interior - 27/02/2020

Con la celebración del Miércoles de Ceniza, comenzó para la Iglesia el tiempo de Cuaresma, 40 días que llaman a la conversión en camino hacia la Pascua. El obispo diocesano, monseñor Adolfo Canecin celebro la misa en la Iglesia Catedral "Nuestra Señora del Rosario" e invito al ayuno, la oración y la limosna.

 

El obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecin, presidió la misa del miércoles de Ceniza, y –atraves de la oficina de prensa de la curia local- se dio a conocer a los medios de comunicación social el mensaje de Cuaresma 2020 destacando que “estamos viviendo como argentinos el Año Jubilar Mariano con el lema “Con María, Servidores de la Esperanza” y el tema “María, Madre del Pueblo, Esperanza Nuestra”.

 

Invito a celebrar con profunda piedad mariana éste año de gracia, ofreciéndolo como una “gran intercesión” que nos disponga a vivir el Jubileo Diocesano en “estado de Asamblea: Parroquial-Departamental-Diocesana”, haciéndonos capaces para recibir el don de realizar el propósito de asumir con decisión en nuestro caminar el “estilo sinodal” para impulsar una nueva etapa en la evangelización. Al iniciar la Cuaresma, que nos prepara y dispone para celebrar el misterio central de nuestra fe-la Pascua del Señor-, el profeta Joel nos invita con fuerza e insistencia a volver a Dios, a su voluntad, a su proyecto original; invitación que resuena esperando respuestas a nivel personal, familiar y eclesial. (cf. Jl    2, 12-18).

 

“La voluntad del Padre a la cual debemos “volver”, es el camino en la vida de Jesús “Padre, que no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Mc 14, 36); en la vida de María “Hágase en mi según tu palabra” (Lc 1, 38) y debe serlo para todos los que en la Iglesia estamos llamados a ser discípulos-misioneros.

 

El purpurado pregunto: "Podemos preguntarnos ¿Cuál es la voluntad de Dios para la Iglesia hoy? ¿Qué espera Dios de ella? El Papa Francisco, con la parresía del Espíritu nos dice “El camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia en el tercer milenio” destaca el mensaje del obispo goyano.

 

SINODO

 

La sinodalidad “es la dimensión constitutiva de la Iglesia”, de modo que, lo que el Señor nos pide ya está contenido en la palabra Sínodo (Francisco 17/10/2015). El Papa asume así la expresión de San Juan Crisóstomo (S IV) “La Iglesia tiene nombre de sínodo”.

 

Monseñor Canecin remarca que la “Sinodalidad indica la forma de vivir y actuar de la Iglesia-Pueblo de Dios-que manifiesta y realiza de manera concreta su ser “comunión” en el caminar juntos, en el reunirse en Asamblea y en la participación activa de todos sus miembros en su acción evangelizadora”, es decir, en la “corresponsabilidad y participación de todo el Pueblo de Dios en la vida y misión de la Iglesia” (CTI, “La Sinodalidad en la vida y misión de la Iglesia”.

 

Asimismo monseñor Canecin sostuvo que: «Para caminar juntos», la Iglesia de hoy necesita una conversión a la experiencia sinodal. Es necesario fortalecer una cultura del dialogo, de escucha recíproca, de discernimiento espiritual, de consenso y comunión para encontrar espacios y modos de decisión conjunta y responder a los desafíos pastorales”. (Amazonía: Nuevos caminos para la Iglesia y una Ecología Integral. N° 88).

 

Finalmente expreso su deseos de “que María, Madre del Pueblo, Esperanza Nuestra nos acompañe al inicio del desierto cuaresmal, teniendo en el horizonte, nuestro Jubileo Diocesano”, concluyo.