Llamamos al 911 y no hay ayuda

Internacionales - 05/04/2020

“Llamamos al 911 y no hay ayuda”: el desesperado cartel que los vecinos de Guayaquil colocaron junto a un cadáver.


Las autoridades locales enfrentan dificultades para poder levantar la gran cantidad de cuerpos que reportan en calles y viviendas de la ciudad, posiblemente víctimas del coronavirus.

 

La crisis sanitaria por el coronavirus en Ecuador llega a niveles cada vez más preocupantes, con reportes de hasta 100 cadáveres recogidos cada día por las autoridades, ante la escasez de personal para realizar las tareas y la preocupación de los ciudadanos.

 

En Guayaquil, principal foco de la epidemia a nivel nacional, la alcaldesa Cynthia Viteri solicitó al gobierno central que otorgue autorización para el levantamiento de cuerpos, pero la situación continúa sobrepasada.

 

Ante la presencia de un cuerpo en plena avenida del barrio Sauces 8, los vecinos decidieron dejar un cartel con un reclamo a las autoridades. “Hemos llamado al 911 y no hay ayuda”, explicaron para los transeúntes, junto al cuerpo, las pertenencias del fallecido y unas flores.

 

La imagen, difundida por la periodista Denisse Herrera, se viralizó rápidamente. “Con esta dolorosa imagen despiertan sectores de Guayaquil”, escribió.

 

Otras personas que recorrieron la zona también comentaron la escena. “Vean. Para las autoridades que dicen que es mentira”, reclamó un transeúnte que grabó un video y lo compartió en redes.

 

Finalmente, el cuerpo fue recogido por las autoridades, dejando sus pertenencias en el mismo banco.

 

Guayaquil, capital de la provincia de Guayas, acumula casi la mitad de los contagios de coronavirus en Ecuador y dos tercios de los fallecimientos a nivel nacional. El gobierno ha informado de 3.465 casos positivos de coronavirus y un total de 172 fallecidos, pero también reporta que otras 146 personas han muerto con deficiencias respiratorias severas, por lo que sostiene que probablemente hayan sido víctimas del Covid-19, aunque no se han realizado pruebas para confirmarlo.

 

En los últimos días, familiares de fallecidos han señalado que se ha vuelto todo un calvario conseguir ataúdes de madera en las funerarias de Guayaquil. Por ello, las autoridades comenzaron a repartir más de mil ataúdes de cartón.

 

“Agradecemos a la Asociación de Cartoneros por su aporte con las primeras 200 de 2.000 cajas mortuorias de cartón prensado”, señaló el Municipio en su cuenta de Twitter. Según resaltaron, los féretros “serán de gran ayuda para brindar una digna sepultura a las personas fallecidas durante esta emergencia sanitaria”.

 

En un comunicado, el Ayuntamiento señaló que se trata de un aporte solidario con las familias que perdieron un ser querido durante la pandemia del COVID-19.

 

Los féretros se distribuirán en los dos principales cementerios de la ciudad, Jardines de la Esperanza y Parques de la Paz y, de ser necesario, “se entregarán a también a Criminalística de la Policía Nacional”, indica en el escrito.

 

La Policía Nacional está encargada de recoger los cuerpos de las personas que fallecen en sus domicilios.

 

Además de los mencionados féretros, la Fundación Terminal Terrestre gestionó la entrega de otros 150 ataúdes, que también donaron hoy a la Municipalidad. Hasta el momento, según informó la Alcaldía de Guayaquil, los féretros se encuentran almacenados en la terminal de autobuses hasta que puedan ser repartidos durante la semana.

 

Ecuador ha informado de 3.465 casos positivos de coronavirus y un total de 172 fallecidos. Además, el gobierno reporta que otras 146 personas han muerto con deficiencias respiratorias severas, por lo que sostiene que probablemente hayan sido víctimas del Covid-19, pero no se han realizado pruebas para confirmarlo.

 

En tanto, los contagiados dados de alta son un total de 100, según cifras oficiales.

 

En los últimos días, familiares de fallecidos han señalado que se ha vuelto todo un calvario conseguir ataúdes de madera en las funerarias de la ciudad, que acumula casi la mitad de los casos confirmados de coronavirus en Ecuador y dos tercios de los fallecimientos a nivel nacional.